• Novus

El ABC Legal de Novus, para tech startups

Actualizado: 9 abr


La preparación legal es indispensable para el éxito de tu startup. Por otro lado, una preparación legal deficiente puede lastimarla muchísimo.


No tener los documentos legales en orden te expone a multas o responsabilidad legal, pero también, te hace ver como un emprendedor poco cuidadoso o poco preparado. Tener tu data room en orden puede ser la diferencia entre cerrar esa anhelada ronda o quedar en el olvido.


Por eso, en esta entrada te decimos todos los documentos que deben tener para poder llenarle el ojo a cualquier fondo de inversión y para llevar una startup perfectamente protegida. Solo recuerda que esta entrada NO ES ASESORÍA LEGAL. Si quieres que te asesoramos, contáctanos aquí.


Ahora si,


gif



El éxito legal de tu startup está en cumplir el ABC Legal de Novus.


  • Armar una estructura corporativa.

  • Blindar tu producto.

  • Comercializar con los documentos adecuados.


Armar una estructura corporativa.


El primer paso es asegurarte de que cuentas con la estructura corporativa adecuada para tus necesidades y, después, verificar que esa estructura está en orden y al día.


Dependiendo de diversos factores, los emprendedores eligen distintas estructuras. Por ejemplo, si buscas levantar capital en México, quizá tu mejor opción sea constituir una S.A.P.I. de C.V. Sin embargo, si buscas fondos de Silicon Valley, a lo menor te conviene constituir una Corporación de Delaware o una Compañía de las Islas Caimán.


Cualquiera que sea la estructura que elijas, recuerda tener por lo menos lo siguiente:


  • Un cap table bien organizado, con porcentajes bien repartidos y 100% justificados.

  • Un option pool suficiente para retener el mejor talento disponible.

  • Un acuerdo de restricción de acciones (vesting) estándar para los fundadores.

  • Contratos de servicios y contratos laborales con los fundadores y demás empleados.

  • Acuerdos o cláusulas de asignación de propiedad intelectual.


Además, asegúrate de tener todos los libros, actas, minutas y demás documentos corporativos debidamente firmados, protocolizados, certificados o notarizados de acuerdo con las leyes del país en donde hayas constituido tu compañía.


Si se han hecho aumentos de capital, si has firmado acuerdos tipo SAFE o, si han tenido movimientos de acciones entre cofundadores, asegúrate de tener todos esos movimientos debidamente documentados, firmados, protocolizados, certificados o notarizados de acuerdo con las leyes del país en donde hayas constituido tu compañía.


Si optas por tener entidades extranjeras, revísate este artículo sobre Regímenes Fiscales Preferentes.



Blindar tu producto.


Proteger la propiedad intelectual de tu producto es fundamental y más si tu producto es software, ya sabes, apps, api, plataformas, SaaS, etc.


La protección de la Propiedad Intelectual de un programa de cómputo se basa en lo siguiente:

  • Registro de marca en las clases que requieras.

  • Acuerdos de asignación de propiedad intelectual, obra comisionada y confidencialidad firmados con todos los desarrolladores y diseñadores.

  • Un inventario de todas las piezas, librerías y componentes que se agregaron a tu código, señalando qué partes son desarrolladas desde "0", cuáles son licencias compradas y cuáles son Open Source.

  • Un acta de entrega firmada por todas las personas que intervinieron en el desarrollo, reconociendo que la propiedad intelectual del producto que desarrollaron corresponde a tu entidad corporativa.

  • El registro del programa ante la autoridad competente, por ejemplo, el INDAUTOR o el US Copyright Office.

Si quieres conocer más a detalle lo que se necesita para proteger legalmente un software, checa esta entrada.



Comercializa con los documentos adecuados.


Por último, una vez que tienes tu producto debidamente protegido, el paso siguiente es comercializarlo.


Generalmente, las startups que venden software, requieren la creación de un contrato de licencia, también conocido como, los "términos y condiciones".


Estos términos y condiciones deben de ser ajustados especialmente para tu empresa, tomando en cuenta tu modelo de negocios, la forma de entrega de tu software y los flujos de dinero, entre otros. Por eso, copiar los de tu competencia, suele ser una muy mala idea.


Si quieres sabes más sobre los términos y condiciones, lee este artículo.


Además, la gran mayoría de empresas de tecnología, realiza procesamiento de datos personales como parte de la oferta y entrega de sus productos o servicios. En caso de que tu empresa recabe y utilice datos personales de sus clientes o usuarios, es probable que deba de contar con una política de privacidad.


Para desarrollar una política de privacidad adecuada, se deben de considerar los siguientes puntos:

  • Un código de prácticas internas;

  • El nombramiento de un Departamento de Datos Personales;

  • Una política de tratamiento de datos personales;

  • Un inventario de flujo de datos;

  • Uno o varios avisos de privacidad, dependiendo del caso concreto y;

  • Un manual de procedimientos de protección de Derechos.


Muy IMPORTANTE recordar que tanto los términos y condiciones como las políticas de privacidad deben de ser adaptadas a las leyes de cada país en donde ofrezcas tus productos o servicios. Cada que abras un nuevo mercado es importante que contrates asesores profesionales.


Ahora ya lo sabes, cumplir con este ABC Legal, pondrá a tu startup en una gran higiene legal. Si quieres que te hagamos un dictamen para saber qué tan preparada está tu startup, contáctanos aquí.



1936 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo