• Novus

El Nuevo Manifiesto: ¿Cuál es el futuro de los despachos de abogados?

Actualizado: 2 de mar de 2019


Houston, tenemos un problema.


Hoy en día, es muy común que los empresarios no quieran hablar con abogados. Hay justa razón en eso. Los abogados, en general, no aportan valor alguno. No entienden los modelos de negocios de sus clientes, en algunos casos, desconocen las regulaciones o mejores prácticas de la industria y, el 99% de las veces, no tienen los conocimientos o contactos suficientes para ayudar a sus clientes a desarrollar su negocio.


Lejos de sumar valor, los abogados restan a cada instante. Resultan ser fastidiosos, arcaicos e incompetentes. Cada una de sus opiniones y soluciones están llenas de formalismos inútiles que únicamente sirven para entorpecer la innovación y el desarrollo de los negocios. En vez de vigilar por la seguridad jurídica de sus clientes, se preocupan por cumplir con requisitos sacramentales y poco significativos.


Esto pasa en todas las empresas pero, cuando se trata de negocios tecnológicos y/o digitales, las cosas se vuelven todavía más difíciles. Los abogados suelen ser incompetentes para entender la tecnología, incluso, cosas sencillas y elementales. Gracias a eso, los empresarios tienen que gastar valioso tiempo (que podrían ocupar en hacer crecer su negocio) explicándole a un dinosaurio cómo funcionan sus productos y aclarando, a cada momento, todas aquellas cosas que ese dinosaurio no entendió.


Si a esto les sumas, que las empresas mueren si no lanzan productos a grandes velocidades, conluyes que equivocarte al contratar un abogado puede significar la bancarota de tu negocio en un pestañeo. La cosa puede ser peor, algunas empresas contratan un despacho inexperto y descubren, tarde o temprano, que lo que sus abogados hicieron, no cubría las necesidades reales de su empresa y necesitan empezar desde cero otra vez. Contratar abogados es un dolor de cabeza para el empresario.


¿Quién tiene la culpa?


La culpa no es de los abogados sino del sistema que han creado los despachos “grandes”. Primero, usan un modelo de negocios (el cobro por hora) que incentiva la ineficiencia y promueve la desconfianza entre el abogado y sus clientes; Segundo, han creado una cultura de psudo supremacía intelectual que sólo es real en las mentes de los abogados y; Tercero, se han desconectado absolutamente de la realidad de sus clientes.


No dudamos que haya abogados con buenas intenciones, pero, tristemente, el probelma es sistémico. El sistema no le permite a los despachos evolucionar para cumplir las necesidades que su clientela les exige. Lejos de hacer un esfuerzo por innovar, los despachos han preferido dormirse en sus laureles, evitando reconocer sus errores y cerrándose al cambio. Han preferido hablar del tema una y otra vez, repitiendo platitudes y han olvidado que las pláticas y esfuerzos se deben de centrar en la forma de mejorar los servicios legales para sus clientes.


En pocas palabras, los abogados han perdido product-market fit.


Nosotros somos la solución.


Sin embargo, todo eso ha cambiando. El nuevo orden tradicional ha llegado y se llama Novus Concilium. Somos los abogados del siglo XXI. Entendemos que las empresas necesitan más que balbuceos legales; Entendemos que las empresas necesitan resultados medibles y seguridad jurídica escalable y; Entendemos que las empresas buscan asesores legales, que puedan traer valores agregados con sus servicios. Por eso creamos Novus.


En Novus, tenemos una idea clara. Los abogados debemos de ser aliados en el éxito de tu negocio. Para hacerlo debemos de desarrollar 5 funciones principales:


  1. Ofrecerte un conocimiento completo de las leyes aplicables a tu negocio;

  2. Darle seguridad jurídica al modelo de negocio que estás desarrollando;

  3. Brindarte resultados medibles cualitativa y cuantitativamente;

  4. Explicarte las leyes de manera clara y precisa y sin balbuceos jurídicos y;

  5. Brindarte los contactos necesarios para que tu empresa tenga éxito.


Eso es lo ofrecemos. Ofrecemos maestría en el conocimiento de las leyes; Ofrecemos dominio de la industria que practicamos; Ofrecemos conocimiento de las tecnologías que desarrollas y; Ofrecemos los contactos necesarios para que tu empresa tenga éxito. Somos la nueva forma de prestar servicios legales. Somos el Nuevo Orden Tradicional. Somos Novus Concilium. No te conformes con algo menor.


84 vistas

©2020 El Nuevo Orden Tradicional, S.C